Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Miles de estudiantes exigen la dimisión del Jefe Ejecutivo de Hong Kong

Síguenos en
Miles de manifestantes están concentrados en la madrugada de este jueves frente a la sede del Gobierno hongkonés para exigir la dimisión del Jefe Ejecutivo, CY Leung.

Miles de manifestantes están concentrados en la madrugada de este jueves frente a la sede del Gobierno hongkonés para exigir la dimisión del Jefe Ejecutivo, CY Leung, en el primer signo de tensión tras varios días de protestas pacíficas, informa corresponsal de Nóvosti desde el lugar de los hechos.

Los estudiantes amenazan con entrar por la fuerza en las instalaciones, protegidas por unos 200 agentes de policías fuertemente equipados con escudos, cascos y máscaras de gas. Está previsto que Leung acuda esta mañana a la oficina, cuando los estudiantes le exigirán de nuevo su dimisión.

Los líderes de la protesta habían roto pocas horas antes la atonía de las protestas prodemocráticas de las últimas jornadas con la amenaza de ocupar edificios gubernamentales si el Jefe Ejecutivo no dimitía el jueves.

Las autoridades han permitido que decenas de miles de estudiantes ocupen durante días el eje financiero y comercial de la isla con un tono festivo y despreocupado, pero es improbable que la policía se mantenga al margen durante los prometidos asaltos.

La violencia llevaría la protesta a una nueva fase de consecuencias imprevisibles y provocaría probablemente que Pekín apartase al gobierno de la isla de la gestión y se involucrara. A las autoridades locales se les plantea un problema serio: el número de manifestantes se triplicó después de que la policía repeliera con gas lacrimógeno y sprays de pimienta a los estudiantes que el domingo intentaron entrar en una sede oficial. Cualquier muestra de violencia sólo agravaría el cuadro, pero es improbable que Pekín permita el vandalismo impune en su territorio.

Sobre la legitimidad de los líderes también hay incógnitas. La inmensa mayoría de los manifestantes son universitarios pacíficos que han prometido retirarse si la campaña se vuelve violenta. Están más indignados con las cargas policiales y el Jefe Ejecutivo que las ordenó que preocupados por el sufragio universal sin cortapisas que pide la plataforma Occupy Central.

La celebración del Día Nacional de China evidenció la brecha insalvable. Los estudiantes recibieron con pitos y abucheos a Leung y, cuando empezó la ceremonia del izado de bandera, callaron y le ofrecieron su espalda.

La jornada de ocio ha aumentado la presencia de manifestantes en los puntos ocupados, cada día más numerosos. Decenas de miles continúan en Gloucester Road, frente a la sede del Gobierno local. En Kowloon, al otro lado de la bahía, se han cortado nuevas calles y ha habido enfrentamientos entre contrarios y seguidores de Pekín.

El espacio ocupado en Mong Kok, al otro lado de la bahía, ofrece un aspecto diferente al resto. Cuentan que el conductor de un autobús detuvo el domingo el motor como gesto de apoyo a los primeros estudiantes sentados porque aún disponía de espacio para pasar. Los cinco autocares que le precedían quedaron varados, y todos continúan ahí. Sus lunas se han llenado de fotos de Gandhi y Martin Luther King en contraposición a las de CY Leung, el Jefe Ejecutivo hongkonés. Abundan las pancartas con reclamaciones sociales y políticas. El estilo las emparenta con los dazibao (afiches redactados por un particular y colgados en murales para que los leyera el público) tan frecuentes en la Historia china. Aquella tímida sentada ha desembocado en carpas, escenarios y una instalación de sonido espectacular.

"Pekín pretende que cada vez vengan más chinos del interior aquí, que se diluya nuestra cultura como un azucarillo. Las relaciones fueron buenas durante los años posteriores al regreso a China, pero últimamente cada vez intentan influir más en nuestros asuntos", señala Carlo Wong, empresario de 52 años.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала