Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Un oasis de convivencia

Síguenos en
La única escuela de Jerusalén donde israelíes y palestinos estudian juntos los dos idiomas y la narrativa de las dos partes, intenta preservar la convivencia y demostrar que los dos pueblos no son enemigos en medio de un aumento del racismo antiárabe en Israel.

El racismo contra los palestinos —y los árabes en general- que predomina en la sociedad israelí se ha desbocado este verano y ha dado lugar a “la peor época que he vivido, ni siquiera durante la segunda Intifada (2000-2005) el ambiente era tan horrible como ahora, no había tanto racismo contra los árabes”, asegura a Nóvosti Rema Jbarah, una profesional liberal palestina del barrio de Beit Safafa de Jerusalén.

En la céntrica calle Jaffa del centro de Jerusalén, diversos palestinos fueron atacados o sufrieron intentos de agresión por parte de turbas de israelís el pasado 1 de julio, tras el entierro de los tres adolescentes israelís secuestrados por palestinos en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel. Al día siguiente, tres israelís raptaron y asesinaron a un adolescente palestino de Jerusalén este. Tras golpearlo brutalmente con un objeto contundente, lo quemaron vivo.

“Hay muchísima tensión en la ciudad, se disparó con los secuestros y luego aumentó con la guerra de Gaza. Tenemos miedo de salir a la calle, me siento incómoda si hablo árabe con mis hijos, no me atrevo a decir ni una palabra en público. Este verano no hemos ido a la piscina, ni siquiera a un centro comercial, casi no hemos salido de casa”, explica Jbarah, madre de tres hijos.

Los dos pequeños aún van al colegio, a un centro único en Jerusalén, el “Max Rayne Mano a mano”, donde estudian unos 580 niños israelíes y palestinos, judíos, musulmanes y cristianos. Donde todos aprenden hebreo y árabe, todos estudian las narrativas de los dos pueblos y les explican que son seres humanos con el mismo valor y pueden vivir juntos y respetarse.

“Nuestra escuela va contra corriente”, afirma Quique Kierszenbaum, padre de un alumno israelí de la escuela, situada entre el barrio israelí de Patt y el palestino de Beit Safafa. Tras el secuestro y asesinato de los adolescentes israelíes y palestino, los padres del colegio se reunieron de forma urgente “para dar una respuesta a una sensación que iba en aumento en las calles de Jerusalén, a una sensación de miedo muy grande de nuestros colegas palestinos. Decidimos que teníamos que encontrar la forma de devolver a nuestros hijos a los espacios públicos”, explica Kierszenbaum.

Así surgió la idea de llevar a cabo marchas en silencio, sin pancartas ni banderas, pero bajo el lema “Caminemos Juntos”. “Queríamos reforzar uno de los valores más importantes de la escuela: que judíos y árabes no son enemigos”, subraya Kierszenbaum, para quien esta marcha ha sido algunos días “el único oxígeno que teníamos para poder pensar que se puede seguir adelante”.

“Con lo ocurrido este verano, se han construido muros físicos y psicológicos, pero en nuestra escuela no ocurre esto. Es como un rayo de vida en toda esta oscuridad”, afirma Guili Rer, madre de dos alumnos israelís de Mano a mano. “Me siento orgullosa de mi hijo de 12 años. Este verano ha estado en un campo ajeno a la escuela. Un día, unos niños empezaron a cantar canciones racistas y él informó a los organizadores porque sabe diferenciar lo que es correcto de lo que no”, señala Rer.

La intolerancia extendida ha intentado empañar estas marchas excepcionales a las que se ha unido gente que no era de la escuela, fundada en 1998. En una ocasión, los congregados recibieron insultos de extremistas contrarios a la convivencia.

Las marchas, que parten de la escuela, empezaron celebrándose dos o tres veces a la semana y luego pasaron a ser los domingos, con una asistencia de entre 400 y 500 personas. Antes de ayer se celebró la que seguramente será la última. Pero la tarea iniciada con estas caminatas de unidad no ha finalizado. Esta semana, padres, alumnos y profesores tienen trabajo, ya que han recaudado 5.000 dólares para Gaza y tendrán que empezar pronto a empaquetar la ayuda humanitaria que van a mandar a la franja.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала