Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Las fábulas sobre la muerte de agentes del FBI que combaten el terrorismo

© Foto : J. Peter Donald, FBIAgentes de la FBI
Agentes de la FBI - Sputnik Mundo
Síguenos en
Una agencia rusa de información publicó hace poco una noticia bajo el título “Murieron agentes de la FBI que habían aniquilado a Tamerlán Tsarnáev”, citando al servicio de prensa de la Oficina Federal de Investigación (FBI) de EEUU.

Una agencia rusa de información publicó hace poco una noticia bajo el título “Murieron agentes de la FBI que habían aniquilado a Tamerlán Tsarnáev”, citando al servicio de prensa de la Oficina Federal de Investigación (FBI) de EEUU.

Se publicó que “los agentes de la FBI Christopher Lorek y Stephen Shaw cayeron por causas no determinadas de un helicóptero cuando se disponían a realizar un descenso en un buque”.

La noticia se divulgó de inmediato en las redes sociales. Se barajó que los organizadores del atentado perpetrado el pasado 15 de abril cerca de la línea de meta del Maratón Internacional de Boston habían empezado a aniquilar a los testigos.

Pero nadie notó que no había indicado en el texto de la noticia con el título que los agentes muertos tuviesen algo que ver con la detención de Tamerlán Tsarnáev, uno de los presuntos responsables de las explosiones en Boston. Según los representantes de la FBI; los agentes fallecidos no participaron en la operación de aniquilamiento de Tsarnáev, ni siquiera estaban en Boston aquel día.

Por otro lado, las redes sociales divulgaron otra noticia: el agente de la FBI que el pasado 22 de mayo mató a Ibragim Todáshev, el hombre presuntamente vinculado con el atentado en Boston, murió en un accidente de tráfico.

En el último párrafo del artículo sobre la muerte de Christopher Lorek y Stephen Shaw, su autor concluyó que el atentado perpetrado en el maratón de Boston fue dirigido desde la sombra. Se acusó, ante todo, a los chechenos: murieron dos agentes del FBI que participaron en la detención de Tsarnáev y un checheno que conocía personalmente a los hermanos.

Así las cosas, se aniquila paulatinamente a los ejecutores y testigos del atentado en Boston. Del mismo modo, se necesitó una semana para transportar a China los pedazos del World Trade Center de EEUU. El autor de esta información renunció a citar la fuente de la noticia ni mencionar el nombre del agente.

Pero la noticia continuó divulgándose, porque era muy esperada.

Fin de la globalización

Si las personas provenientes de la región del Cáucaso hubiesen perpetrado un atentado terrorista en otro lugar, los acontecimientos habrían podido desarrollarse sin tantas teorías de complot.

Cuando el Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia avisó a los servicios secretos de Alemania de que los oriundos del Cáucaso ruso se preparaban para perpetrar algo durante la final de la Liga de  Campeones, no se le ocurrió a nadie sospechar de los alemanes.

Cuando en la ciudad de Orejovo-Zuyevo, situada a unos 100 kilómetros de Moscú, fue abatido un terrorista que presuntamente combatía en Waziristán del Norte, nadie lo puso en duda tampoco.

En cuanto a EEUU, toda la geografía tiene matices políticos allí. Hace 12 años, el 11 de septiembre de 2001, Rusia se estremeció junto con todo el mundo, al observar a los aviones pilotados por terroristas destruir en Nueva York las Torres Gemelas del Centro de Comercio Mundial.

Es posible que éste haya sido el apogeo de nuestra globalización. Rusia sintió compasión de la tragedia, aunque ésta sucedió en un país que anteriormente fue su adversario. Sucedió muy rápidamente. La idea de que fueron los propios estadounidenses quienes organizaron las explosiones se divulgó en Rusia, aunque no fue originada en este país. Con ocasión de un nuevo aniversario de los atentados del 11-S, se exhibió por un canal central de televisión en horario de máxima audiencia una historia que, de hecho, probó la culpa de EEUU.

Noticia bomba para ‘prime time’

Esta convicción coincidía en el alma rusa con una alegría maliciosa, porque se puso de relieve el objeto contra el que luchaba Rusia y del cual protegía a todo el mundo civilizado.

Los enemigos jurados de Rusia estaban en Boston. EEUU y el terrorismo islámico volvieron a enfrentarse, pero esta vez sin la participación de la red terrorista Al Qaeda. Tamerlán estuvo bajo vigilancia de los servicios secretos rusos; y el menor de los hermanos Tsarnáev, Dzhojar, confesó en su blog que quería vengarse de EEUU, pero no explicó los motivos de este deseo.

Nadie espera ya que esta declaración sea lógica y nada impide creer de nuevo que los estadounidenses se atacaron a si mismos. Crecen círculos de esos ‘creyentes’ que consideran  una mala costumbre el intento de establecer los motivos de las cosas.

Ahora, la televisión vuelve a mostrarnos en 'prime time' lo que pasó cerca de la línea de meta del maratón de Boston y la presencia de personas extrañas con emblemas de los servicios secretos que, al parecer, fueron colocados ahí no por casualidad.

Los expertos europeos se alegran de que se hayan confirmado sus pronósticos hechos en septiembre de 2001. Un famoso politólogo ruso explica lo sucedido por la tragedia en Siria y no evita criticar a los estadounidenses por no reaccionar ante los avisos de los servicios secretos de Rusia. ¿O posiblemente los servicios secretos de EEUU llevaron a los islamistas al maratón de Boston premeditadamente?

La ambigua situación en torno a EEUU

La comunidad internacional siente casi compasión hacia los hermanos Tsarnáev. Parece que no son culpables o fueron engañados por el enemigo. Resultó que EEUU era más peligroso que los terroristas provenientes de Rusia. No hay nada extraño en esto. Los ciudadanos de Rusia confesaron que no temían al terrorismo islámico. Se producen explosiones en ciudades como Majachkalá y Grozni que, de hecho, se ubican muy lejos de Moscú, aunque estén en el territorio de Rusia.

Los terroristas suelen atacar las capitales de los países una vez al año, pero esto se olvida, a diferencia de la opinión divulgada sobre EEUU: es el enemigo eterno y no pasará al olvido nunca. Y las noticias similares a la anunciada en el inicio de este artículo son divulgadas por personas que no eran sospechosas anteriormente de credulidad o actividad secreta.

Pero las interpretaciones de cualquier incertidumbre siempre están dirigidas contra los estadounidenses. ¿Qué país más defenderá los derechos de los habitantes de Chechenia? Ahora son víctimas también, como los tres que fallecieron tras el atentado. Posteriormente, se aniquila a los testigos de varios modos. En un futuro previsible, pueden morir los involucrados en la caída de los agentes de los servicios secretos de EEUU del helicóptero.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала