Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Rusia repudia comicios manipulados por todos

© RIA Novosti . Sergei KirkachArmando Pérez
Armando Pérez - Sputnik Mundo
Síguenos en
Evidentemente indignada por la vergonzosa desfachatez rampante, la sociedad de Rusia protagonizó el pasado fin de semana protestas multitudinarias a lo largo y ancho del país para expresar repudio por la forma en que se desarrollaron los comicios parlamentarios, desprestigiados por manipulaciones perpetradas por todas las fuerzas políticas del país.

Evidentemente indignada por la vergonzosa desfachatez rampante, la sociedad de Rusia protagonizó el pasado fin de semana protestas multitudinarias a lo largo y ancho del país para expresar repudio por la forma en que se desarrollaron los comicios parlamentarios, desprestigiados por manipulaciones perpetradas por todas las fuerzas políticas del país.

A juzgar por las decenas de miles de manifestantes que el pasado sábado llenaron la plaza Bolótnaya de Moscú, y los centenares y hasta miles reunidos en mítines y piquetes en otras ciudades, el responsable de la  comparsa electoral fue el gobierno que supuestamente autorizó utilizar todos los medios para consolidar el triunfo del partido oficialista Rusia Unida.

El cómplice ejecutor fue la Comisión Central Electoral CCE) y su presidente, Vladimir Chúrov, porque presuntamente permitió a sus funcionarios tolerar infracciones desde triviales hasta graves.

En escena y en calidad de árbitro principal,  vale destacar la organización social “Golos” (Voz), en cuyo portal de Internet se instruyó meticulosamente a los rusos para que reconocieran infracciones, descubrieran los posibles casos de fraude y por su puesto, denunciaran con pelos y señales a los infractores.

Financiada por el departamento de Estado de EEUU, varios días antes de los comicios, Golos publicó presuntos planes para falsificar los comicios exponiendo una larga lista de evidencias enviadas supuestamente por rusos en todo el país.

Entre las denuncias más difundidas entre otras se afirmaba que los empleados públicos, desde policías y bomberos, hasta enfermeros y maestros, fueron amenazados por sus superiores con el despido si no votaban por Rusia Unida.

Al comentar las pesquisas de “Golos”, parte de la prensa rusa, destacó que muchas de esas denuncias eran inventos, disparates, porque  describían situaciones cómicas o inocentes, carentes de trascendencia  o interés.

Aunque expertos durante un debate difundido por el canal federal,  antes de los comicios, alertaron sobre el efecto que podría tener esa campaña de desinformación en parte de la opinión pública rusa, sobre todo en aquellos que se informan en las redes sociales de Internet.

Tal vez por eso, las autoridades presentaron una amonestación judicial a las directivas el “Golos”  advirtiendo las  implicaciones legales que podrían incurrir por difundir información dudosamente fidedigna o falsa.

Como ocurre con las avalanchas de nieve, la bola de la desinformación siguió creciendo, y cuando comenzaron los comicios, la opinión que dominaba en una parte de la población era que el gobierno se preparaba a cometer un gran fraude, y que Rusia Unida, el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, y  el primer ministro, Vladimir Putin,  no podían ganar esos comicios porque habían perdido la confianza de la población.

El recelo inducido en el electorado y la intranquilidad de las autoridades impregno los comicios de tensión y nerviosismo, hasta el momento de la desilusión general que marcó la publicación de los primeros resultados a pie de urna, horas después del cierre de los colegios en Moscú.

Elaborados por organizaciones independientes especializadas en sondeos de opinión, los resultados a pie de urna perfilaron la victoria de Rusia Unida con menos del 50 %, y en comparación con las elecciones anteriores, un aumento notable de votos para los otros tres partidos con escaños en el parlamento contradiciendo las expectativas artificialmente establecidas.

En consecuencia, al día siguiente de los comicios la población salió a la calle para participar en protesta sin autorización que fueron enérgicamente  dispersadas por la policía con centenares de detenidos en Moscú y San Petersburgo.

Y no era para menos, al referiste a los comicios la población repetía  automáticamente la palabras “fraude” y en cuanto a Rusia Unida, se hablaba de un  “desplome de autoridad” y  en el mejor de los casos, que el partido oficialista obtuvo una “victoria pírrica”.

A pesar de que los observadores de la OSCE y PACE en su declaración final sobre los comicios en Rusia no denunciaron que en los comicios legislativos en Rusia hubo fraude.

Para la OSCE,  los rusos pudieron expresar libremente su voluntad aunque “la calidad del proceso (electoral) empeoró notablemente en la fase del recuento”.

Pero las manipulaciones se multiplicaron, las manifestaciones sin autorización se sucedieron también el martes, esta vez con altercados entre activistas del bando de los “inconformes” y las agrupaciones juveniles de Rusia Unida que ocuparon las plazas para defender a  su partido.

Virtuosos en demagogia, los comunistas proclamaron la ilegalidad “política y moral” de los comicios, acentuando que esa “ilegalidad” no tenia aplicación a los escaños obtenidos según informaba  el escrutinio prelimitar de la CCE todavía en marcha.

Inexplicablemente, los canales de televisión de cobertura nacional sencillamente ignoraron las protestas en Moscú y San Petersburgo, y posiblemente, otras que pudieron ocurrir en esos días en Rusia aumentando la incertidumbre de la población que se preparaba para lo peor.
 
Sobre todo cuando canales de televisión estadounidenses  al informar sobre “las protestas por fraude en las legislativas en Rusia”, mostraron escenas violentas con autos en llamas, cristales,  rotos, policías atacando civiles con garrotes y gases lacrimógenos.

Más tarde se comprobó que fueron escenas de desórdenes tal vez ocurridos en Grecia o en  otros países de Europa que fueron añadidos a cortas entrevistas hechas a rusos en Moscú y San Petersburgo. 

En medio de un ambiente políticamente intoxicado durante toda la semana, la población, los partidos, y la prensa apenas puso atención a la CCE cuando en la noche del viernes anunció los resultados definitivos de los comicios.

Según la CCE, Rusia Unida obtuvo el 49,32% de los votos; los comunistas el 19,19 %; el partido Rusia Justa, el 13,24 %; y el partido Liberal Democrático, el 11,67%, prácticamente el mismo porcentaje arrojado en las encuesta a pie de urna anunciadas horas después del fin de los comicios.

Es decir, ese escrutinio que desató tantas sospechas, en mucho coincidió con lo que dijeron los electores al depositar su voto, circunstancia que influyó en el ánimo de muchos de los rusos que asistieron a la protesta de dimensión nacional convocada el pasado sábado.

Y tuvieron que asistir, más que todo para impedir que continuaran las manipulaciones que aplicadas a actos de protestas pudieron tener consecuencias funestas para la seguridad y estabilidad social de Rusia.

Para bien de la población, afortunadamente las protestas convocadas el pasado fin de semana en Rusia transcurrieron sin incidentes serios incluso la convocada en la plaza Bolótnaya de Moscú, la protesta más concurrida en muchos años.

Por lo visto se exageró el supuesto fraude, pero también son justos los reclamos de que los comicios en Rusia necesitan más transparencia y para ello es necesario incluir medidas que descarten de plano las manipulaciones ocurridas en las legislativas pasadas. 

De todo lo ocurrido tanto la población como los partidos, la prensa y el gobierno deben sacar conclusiones sobre todo cuando las presidenciales están a la vuelta de la esquina.

 

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

 

Putin hablará en otro tono con EEUU y la OTAN sobre el escudo antimisiles en Europa

La tormenta del programa nuclear iraní en el vaso de agua del informe de la OIEA

Siria puede seguir el destino de Libia

Los ataques preventivos de Netanyahu contra objetivos nucleares de Irán

EEUU reforzará su potencial militar en el Golfo Pérsico

La muerte de Gadafi y el futuro de la revolución Libia

La cruzada de EEUU para sembrar más democracia en Rusia

La ofensiva geopolítica de Turquía pone en guardia a todo Oriente Próximo

Las autoridades de EEUU todavía ocultan respuestas a incógnitas sobre el 11-S

Después de la campaña en Libia, Sarkozy amenaza con atacar a Irán

Países de la OTAN tuvieron que jugar sucio para ganar la guerra en Libia

Las razones de Chávez para sacar el oro y las divisas de Venezuela de los bancos de Occidente

Los experimentos sociales de Europa, desde la óptica de la violencia callejera en Inglaterra

La mala noticia es que EEUU dejó de ser un buen deudor

El riesgo de hacer la revolución con los antiguos aliados de Gadafi

El terrorismo de ultraderecha deja indefensa a Noruega y pone en su mira a Europa

A muchos rusos que no les molesta que Putin se quedó sin el premio Quadriga

Sudán del Sur nuevo estado soberano en mapa político mundial

El Consejo de Seguridad debe evitar resoluciones que agraven las guerras civiles

Siria necesita una coalición que defienda su revolución, pero nadie mueve un dedo

EEUU comienza negociaciones con su enemigo en Afganistán

Las cumbres entre Rusia y la Unión Europea cada vez deciden menos

Un triunfo de la revolución en Yemen puede traer sorpresas a Occidente

China puede sacar provecho de un divorcio entre EEUU y Pakistán

El terremoto de Japón anticipó señales que nadie puso atención

La venganza de Al Qaeda por la muerte de Bin Laden puede ser muy sangrienta

La muerte de Bin Laden únicamente levantó la popularidad del presidente Obama

La OTAN comienza la cacería contra Gadafi para ganar su guerra en Libia

Moscú lanza ofensiva para consolidar el mercado de helicópteros rusos en América Latina

Rusia necesita una “revolución” para conservar el liderazgo en el mercado mundial de carros de combate

Emisarios de África viajan a Trípoli y Bengasi para pactar un alto al fuego en Libia

Todavía sobran provocadores que incitar la intolerancia entre cristianos y musulmanes

Para sacar a Gadafi de Libia se necesita más que una zona de exclusión

El triunfo militar en Libia será otro fiasco político de Occidente en el tercer mundo

Los libios hacen la revolución, y otros se quedan con la plata

Las tentaciones de Barack Obama para invadir a Libia

Rusia pierde la guerra contra el juego de azar porque fiscales y policías protegen los casinos ilegales

Estados Unidos promete millones de dólares para que ocurran más revoluciones en el mundo

Los moscovitas quieren defenderse de los criminales pero la policía lo impide

Rusia mira con recelo las revoluciones en el mundo árabe

El atentado terrorista en Domodédovo destapa la vulnerabilidad de los aeropuertos de Rusia

Rusia Unida busca dividendos a costa de la momia de Lenin

Los rusos confían en que la reforma policial reforzará la seguridad pública

En Rusia asombra la preocupación en Occidente por la mala suerte de Jodorkovski

Rusia fue líder espacial en 2010, pero fracasó en su misión más importante

Rusia está en guerra contra la corrupción, pero los resultados no se ven por ninguna parte

En Rusia hay mucho nacionalismo, y nadie sabe por qué

Declaraciones de paz y planes de guerra entre la OTAN y Rusia

Mientras las partes oculten sus cartas, será imposible resolver el problema nuclear iraní

Maniobras con portaaviones y otros ingredientes para una guerra en la Península de Corea

Los secretos que puede revelar Víctor Bout a la justicia de EEUU

La “guerra de divisas” ya no la para nadie

La ley del vencedor y las pretensiones de Japón por las islas Kuriles

Rusia estará presente en Lisboa para aclarar las cosas con la OTAN

La gira de Chávez por Rusia, Ucrania y Bielorrusia y las elecciones en Venezuela en 2012

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала