Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Las mujeres escasean en el planeta

© RIA Novosti . Sergey VenyavskyEl bajo número de nacimientos de niñas se registra en el planeta
El bajo número de nacimientos de niñas se registra en el planeta  - Sputnik Mundo
Síguenos en
La diferencia entre el número de niños y niñas recién nacidos y la consecuente falta de mujeres es un fenómeno al que hace tiempo se enfrentaron China y la India.

La diferencia entre el número de niños y niñas recién nacidos y la consecuente falta de mujeres es un fenómeno al que hace tiempo se enfrentaron China y la India.

Ahora la superioridad  numérica de hombres se registra también en Georgia, Armenia, Azerbaiyán, Serbia y Bosnia, según informa el diario británico The Telegraph.

Los expertos creen que el aumento de los solteros es la consecuencia de esta situación y que afectará también a Rusia, aunque hay un problema mucho más serio al que debe enfrentarse el país: Se tienen muy pocos hijos.

Asesinato selectivo de niñas

“Los fenómenos descritos por The Telegraph existen desde hace mucho”, asegura Igor Beloboródov, director del Instituto ruso de Estudios Demográficos.

En China por cada 120 niños nacen 100 niñas, en la India la proporción es de 112 contra 100. En gran parte, es el resultado de los abortos selectivos de las niñas no deseadas que se realizan en el caso de que la ecografía evidencie el sexo del feto, comenta Beloboródov.

“La preferencia por los hijos varones en China, donde se aplica la política de hijo único, es una característica de las culturas patriarcales”, explica el experto.

“De ahí que en China 40 millones de hombres que trabajan son solteros, y es una cifra muy elevada”, subraya el demógrafo.

Según él, en la India en los últimos 20 años se practicaron 20 millones de abortos de las niñas. El homicidio de género es un hecho consumado en el país. En algunas regiones se recurre al asesinato de las niñas recién nacidas.

En la India, una de las consecuencias es la práctica de la poliandria, cuando la mujer en su matrimonio convive al mismo tiempo con los hermanos solteros del marido. Según Igor Beloboródov  otra opción muy frecuente es el rapto de la novia.

“En muchas ocasiones los hombres se marchan al extranjero para buscar novia”, añade Alexei Kómov, representante del Congreso Mundial de Familias en Rusia. “La inmigración de los chinos a Rusia, a las regiones de Siberia y Oriente Lejano, es originada, en parte, por la búsqueda de pareja”, confirma la psicóloga de la Academia rusa de Educación, Vera Abrámenkova.

Las consecuencias psicológicas del desequilibrio de género son evidentes. “Se acelera la destrucción de los modelos del comportamiento masculino y femenino”, señala Vera Abrámenkova.

“Tienen lugar los procesos de la feminización del hombre y masculinización de la mujer. Se van limando las diferencias entre ambos sexos. Las mujeres prefieren cada vez más la imagen masculina, mientras a los hombres les resulta cada vez más difícil conservar la masculinidad y la madurez social y psicológica en la sociedad actual”, afirma la experta. Este fenómeno se registra en muchos países del mundo, entre los que se encuentra Rusia.

Siempre nacen más varones, es una realidad

“En los últimos dos o tres años, los pedagogos en las guarderías y colegios rusos destacan la superioridad numérica de los niños sobre las niñas”, -informa Marina Yegórova, decana de la Universidad de Psicología y Pedagogía de Moscú.

Los datos del Servicio Federal de Estadísticas de Rusia (Rosstat) al 1 de enero de 2010 revelaron que en el país viven 899 mil niños varones de menos de un año y 851 mil niñas de la misma edad.

“No hemos registrado cambios importantes en la proporción entre el número de niños y niñas”, cuenta Serguei Zajárov, experto del Instituto de Demografia de la Escuela Superior de Economía. Siempre nacen más niños que niñas, subrayó. La proporción es aproximadamente de 105-106 varones por 100 hembras, y en Rusia “se mantiene invariable”.

Existe una hipótesis sobre el desequilibrio natural del sexo de los neonatos del biólogo Viguén Gueodakián, autor del estudio “Teoría de la Evolución del Género”. Vera Abrámenkova resume la hipótesis del científico en una frase: “Los hombres representan la fuerza de la evolución y el cambio”.

Gueodakián atribuye el desequilibrio entre los varones y las mujeres a que “los hombres en el proceso evolutivo son responsables del cambio, mientras que las mujeres son responsables de la estabilidad”, añade Serguei Zajárov. Nacen más varones “porque tienen que buscar las mejores estrategias para sobrevivir, explica.

Según el demógrafo, este desequilibrio natural no debe ser preocupante.  Mucho más preocupante es “la enorme brecha entre la mortalidad masculina y femenina”. Los hombres en Rusia mueren antes que las mujeres. El censo ruso de 2010 reveló que el número de mujeres en el país supera en 10,5 millones el de hombres (en total en Rusia viven 143 millones de personas).

“Los hombres gastan más energía para sobrevivir y están más expuestos a desarrollar los comportamientos llamados “de riesgo”, explica el experto, sobreentendiendo el alcoholismo, accidentes de tráfico y otros factores de este tipo.

En Rusia no existe preferencia respecto el género de los fetos

En Rusia, a diferencia de Georgia o Armenia, no existe de momento “preferencia de sexo de los hijos”, asegura Zajárov.

En Georgia, Armenia y Azerbaiyán ya se registran abortos selectivos, señala Igor Beloboródov. Por cada 120 varones nacen 100 mujeres, indica el experto.

“En la Rusia actual es muy notable la tendencia de tener un sólo hijo en la familia sin importar el sexo del mismo”, comenta Beloboródov.

“Aunque los hombres rusos con frecuencia desean tener una hija”, apunta Vera Abrámenkova.

“Hicimos cuatro intentos de tener una hija, pero cuando nos enterábamos de que era un niño, ni siquiera se nos ocurría pensar en el aborto”,  cuenta Elena Smirnova, la madre de cuatro hijos varones.

“Primero tuvimos un hijo, pero queríamos también tener una niña. Sin embargo, el segundo también fue varón. Decidimos volver a probar suerte. La tercera fue una niña, pero la familia quiso “igualar el número de niños y niñas”, confiesa Natalia Portnova, madre de dos niños y dos niñas a la periodista de RIA Novosti.

A pesar de que en general en Rusia no existe preferencia de sexo de los hijos, en algunas regiones, por ejemplo en algunas repúblicas del Cáucaso del Norte (Daguestán, Ingushetia, Kabardino-Balkaria) empiezan a registrarse los abortos selectivos, dice Igor Beloboródov. “En los pueblos persiste todavía el alto nivel de natalidad, pero en las ciudades están muy extendidas las tecnologías de la planificación familiar que prevén un aborto si el sexo del futuro bebé no corresponde a las expectativas de los padres.

“Los casos de abortos selectivos ya no son infrecuentes en Europa. Se debate seriamente la posibilidad de prohibir la determinación del sexo mediante una ecografía. En muchas ocasiones el sexo no es el que quieren los padres”, añade Serguei Kómov.

Sin hijos por elección

A pesar de todo esto, hay una tendencia más alarmante: la falta de ganas de tener hijos.  “La falta de ganas es masiva en diferentes puntos del mundo: en Alemania,  Shanghai, Hong Kong”, dice Igor Beloboródov.  “En Europa un 20% de mujeres jóvenes no tienen hijos. Y la mayor parte no los tienen por elección propia, ya que apuestan por su carrera profesional y en parte son homosexuales”, explica el demógrafo.

“Parece que la tendencia de no tener hijos no afecta demasiado el nivel de la natalidad. El objetivo para la política demográfica rusa es elevar la tasa de natalidad desde el 1,6% hasta 2,1%”, afirma Serguei Zajárov.

Significaría que por cada mujer de la edad inferior a los 50 años corresponderán más de dos nacimientos. Esta tasa asegura la llamada reproducción natural de la población, es decir mantiene su número invariable.

Zajárov señala que “no hay ningún cambio radical en el nivel de natalidad”. La tasa ha bajado insignificativamente desde mediados del siglo: en los años 1940-1950 ascendía a 1,8%, en la década de los 80 se situó en 1,6% y se mantiene en torno a esa cifra.

Actualmente el 40% de las mujeres rusas les corresponden dos nacimientos, explica el experto. Los recientes sondeos ponen de manifiesto que muchas familias tienen o quieren tener dos hijos.

Alexei Kómov cree que para fortalecer la familia y estimular a la juventud a tener hijos hace falta cambiar los estereotipos reproductivos relativos al matrimonio, familia e hijos.

“Las ayudas y subvenciones, la propaganda y el apoyo social para las familias con dos hijos podrán elevar la tasa de natalidad al 0,1-0,2%. Y eso no es poco”, añade Kómov.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала