Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Medvédev recuerda momentos de la guerra entre Rusia y Georgia

© RIA Novosti . Vladimir Rodionov / Abrir banco de fotosDmitri Medvédev
Dmitri Medvédev - Sputnik Mundo
Síguenos en
La reciente entrevista del presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, dedicada al tercer aniversario de la guerra entre Rusia y Georgia estuvo llena de sorpresas, comenzando por la elección de los interlocutores.

La reciente entrevista del presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, dedicada al tercer aniversario de la guerra entre Rusia y Georgia estuvo llena de sorpresas, comenzando por la elección de los interlocutores.

Junto con la presentadora del canal ruso Russia Today (RT), Sofiko Shevardnadze, las preguntas al líder ruso las hizo Ekaterina Kotrikadze, jefa del Departamento de Información del Primer Canal Noticioso Caucasiano de Georgia (PCNC).
 
El PCNC que transmite desde el territorio de Georgia a los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) fue fundado hace unos meses por Kortrikadze y un ex periodista de BBC, Robert Parson. Se posiciona como un medio de información independiente. Sin embargo, la inauguración del canal fue aplaudida por el presidente Georgiano, Mijaíl Saaksahvilli, lo que hizo a muchos peritos dudar su capacidad de criticar al hospitalario anfitrión de Tbilisi. 

Sin embargo, la entrevista con el presidente ruso disipó estas dudas. El formato de comunicación no reglamentada de antemano le dio a Medvédev la posibilidad de exponer su punto de vista abiertamente, añadiendo detalles del conflicto desconocidos.

 Resulta que la decisión sobre la contraofensiva fue tomada por Medvédev sin previas consultas con el primer ministro, Putin. Según el mandatario, se puso en contacto con el primer ministro, quien se encontraba en Pekín, un día después de empezar la guerra.

“Ya di todas las órdenes, allí todo estaba en fuego. Vladímir Putin tan sólo procedió con la declaración de que rotundamente condenábamos lo que estaba pasando. Por supuesto, fue un acto correcto de su parte. Dentro de 24 horas nos comunicamos y hablamos por la línea confidencial, porque tales asuntos, no es conveniente, discutirlos por teléfono móvil”, – afirmó el presidente.

Otro detalle importante de la entrevista es que Medvédev reconoció que fue decisión suya detener en agosto el avance de las tropas rusas que se adentraban en el territorio georgiano.

“(Saakashvili) me tiene que estar reconocido de que en cierto momento tomé la decisión de detener la marcha de  las tropas. Si hubieran entrado en Tbilisi, probablemente, ahora Georgia tendría otro presidente”, – comentó el dirigente ruso. De la entrevista resulta claro: Moscú ve el cambio de la dirigencia de Georgia como algo positivo y deseado, pero cree que sólo el pueblo georgiano debe producir este cambio vía elecciones presidenciales, y en ninguna circunstancia, mediante una intervención militar.

Vale la pena mencionar que el mandatario ruso descartó de manera muy bien argumentada las versiones de conflicto desagradables para Rusia que proponían los periodistas.
Se trata tanto de la hipótesis de la preparación previa del conflicto según el modelo del Chipre del Norte, de la comparación con el caso de Chechenia de 1999, así como de la información contradictoria sobre las pérdidas de la población civil de Osetia dada en los medios de información de Rusia, en los informes de la fiscalía y por las comisiones internacionales.

Como la razón principal de la guerra Medvédev indica las muertes de ciudadanos rusos (para el momento de bombardeo de Tsjinvali por la artillería georgiana, realizado la noche del 7 al 8 de agosto, un 90% de la población de Osetia del Sur tiene la ciudadanía rusa). Este hecho, según Medvédev, fue la esencia del conflicto y es lo que, como hombre, “nunca le perdonará” a Saakashvilli.

En el curso de la entrevista Medvédev se presentó como un presidente joven y liberal. Es curioso, que la misma imagen la intente asumir su oponente, Mijaíl Saaksahvilli.  Las elecciones que se celebrarán tanto en Rusia como en Georgia el año que viene mostrarán si estas cualidades son compatibles con el respeto a la ley en el curso de los procedimientos democráticos.

Alexei Venedíctov, de la radio rusa “Eco de Moscú”, comentó que como las interrogativas acerca del segundo mandato no tenían nada que ver con el tema de la entrevista, el presidente no habría respondido a ellas, por lo cual los periodistas se abstuvieron de interesarse por sus planes.

En cuanto al futuro político de Saakashvili, la mayoría de especialistas cree que se quedará al mando, porque por ahora, salvo las elecciones de Boris Yeltsin en 1991, los electores de Rusia y Georgia nunca han tenido la posibilidad real de elegir a quien estuviera en oposición al dirigente en poder.

El ex embajador de Rusia en Georgia de los años 1996 hasta 2000, Félix Stanevski, comentó al periodista de RIA Novosti: “Después de la caída de la URSS las elecciones verdaderamente libres fueron celebradas sólo en Abjasia, a la que Saakashvili prometió volver a la Georgia democrática. Allí en 2004 fue elegido un representante de la oposición. Mientras tanto, en Georgia, al llegar al poder (después de la revolución del año 2003) Saakashvili obtuvo el 96% de votos. Parece poco convincente para un joven presidente liberal”.

En todo caso, es cierto que incluso los oponentes georgianos de Medvédev más radicales le darían la razón en la idea de que es imposible resolver problemas algunos con ayuda del arma.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала