6 enero 2013, 12:51

China desarrolla nuevo avión pesado de transporte militar

China desarrolla nuevo avión pesado de transporte militar

Las fotos del prototipo de avión militar de transporte Y-20, publicadas en el segmento chino de Internet, indican que este aparato puede ser sometido próximamente a pruebas de vuelo. El Y-20 es una réplica china del ruso Il-76, profundamente modernizada y de tamaño un poco mayor.

Los esfuerzos que hace China por aumentar su parque de aviones de transporte militar pesados tienen que ver con el incremento de la influencia global de este país, sin contar los objetivos estrechamente militares.

Las imágenes publicadas en Internet muestran el prototipo de la nave rodando por la pista de despegue y aterrizaje. Queda claro que el insólito proyecto emprendido por la industria aeronáutica china se está realizando de acuerdo a los plazos programados. El avión ampliará seriamente las capacidades de las Fuerzas Armadas chinas y le permitirá al país reaccionar de manera más rápida y adecuada a las situaciones de emergencia, garantizando la seguridad de sus ciudadanos en cualquier parte del mundo.

El desarrollo de una réplica china del ruso Il-76 comenzó a principios de los años noventa. Lo emprendió por iniciativa propia la Xi'an Aircraft Industrial Corporation, pero el avance de la obra no fue muy exitoso. En 2006, el proyecto fue incluido en el programa nacional de desarrollo científico-técnico a mediano y largo plazo. En mayo de 2008, el primer ministro Wen Jiabao visitó la fábrica de aviones de Xi'an, donde habló de la gran importancia que revista para el país el desarrollo de un avión de transporte pesado, según informó el diario Xi'an Vanbao, en tanto que agregó que el primer vuelo del aparato estaba previsto para el año 2012.

Los datos recientes indican que este vuelo puede realizarse en el primer trimestre de 2013. O sea, el atraso no es tan grande, a pesar de que el cronograma del proyecto fue elaborado hace varios años. Años de demora son típicos en obras de tan gran envergadura.

En este proyecto, la Xi'an Aircraft Industrial Corporation contó con la colaboración de la empresa ucraniana Antonov, la principal diseñadora de aviones soviéticos de transporte militar. Técnicamente, el Y-20 es un producto de la cooperación chino-ucraniana iniciada en 2007 y una combinación de soluciones técnicas propias de los aviones AN-77 y AN-170, proyectados por la empresa Antonov, y del Il-76, muy bien estudiado por los ingenieros chinos.

El aparato está provisto de cuatro motores D-30KP2 de fabricación rusa. Un detalle de interés: en 2009 y 2011, China compró a Rusia un total de doscientos treinta y nueve motores D-30KP2. Los conoce muy bien, porque están instalados en los Il-76 de la Fuerza Aérea china y en los novedosos bombarderos chinos H-6K.

Es de señalar que China prefiere seguir comprando motores comprobados y estudiados, de diseño antiguo, a pesar de que los nuevos Il-76 rusos vienen provistos de motores modernos PS-90A-76. No cabe duda de que la Fuerza Aérea de China dispone de un sistema bien organizado de mantenimiento técnico de estos motores y no quiere gastar más tiempo ni dinero para asimilar las innovaciones. En el futuro, el Y-20 usará el motor WS-18, de diseño original chino. Solo que los problemas sistémicos de la industria aeronáutica no permiten aventurar pronósticos sobre las posibles fechas de este cambio.

Como ya se ha dicho, el Y-20 es una réplica modernizada y un poco mayor en tamaño del avión de transporte ruso Il-76, provista de novedosos equipos electrónicos y renovada dotación técnica de la cabina. Para completar las pruebas y organizar la fabricación en serie del Y-20, China necesitará tiempo, durante el cual, obviamente, seguirá comprando Il-76, fabricados en Ulianovsk, Rusia. Ya está comprando Il-76 usados a Rusia y algunos otros expaíses soviéticos.

En los últimos años, China ha podido cerciorarse de la importancia de tener aviones de transporte militar pesados. Los Il-76 llevaron carga humanitaria a la zona del desastroso terremoto de Sichuan en 2008 y evacuaron a ciudadanos chinos de Libia y Kirguistán sumidas en revueltas sociales en 2011. Los esfuerzos del país por aumentar su parque de aviones de transporte pesados no solo obedecen a los objetivos estrechamente militares, sino que también tienen que ver con el incremento general de la influencia global de China, la ampliación de sus vínculos internacionales y una mayor atención de la jefatura china a la protección de los intereses de los ciudadanos chinos en el exterior.

nv/as/sn

  •  
    ya participar en el