• esp
19:21 GMT +3 horas18 Diciembre 2014
En directo
Opinión & Análisis

La carrera espacial entre EEUU y la URSS fue muy intensa y terminó en empate

Opinión & Análisis
(actualizada a las 20:31 10.12.2014)
Yuri Gagarin, primer cosmonauta de la Historia (63)
8800
La carrera de los vuelos tripulados al espacio se remonta a la década de los 60, cuando dos superpotencias mundiales, la antigua Unión Soviética y EEUU, protagonizaron un reñido duelo por el liderazgo espacial, utilizando todos los medios disponibles.

La carrera de los vuelos tripulados al espacio se remonta a la década de los 60, cuando dos superpotencias mundiales, la antigua Unión Soviética y EEUU, protagonizaron un reñido duelo por el liderazgo espacial, utilizando todos los medios disponibles.

Existen muchas investigaciones y libros de memorias que ofrecen versiones contradictorias sobre el camino tortuoso de la carrera espacial. Pero parece imposible abordar el tema de vuelo del primer hombre al espacio y sus consecuencias sin entender desafíos de aquella época de grandes descubrimientos.

A finales de los 40, se planteó la iniciativa de salir de la atmósfera terrestre con el uso de cohetes portadores.

Durante la década de los 50, los científicos soviéticos y estadounidenses llevaron a cabo investigaciones de las capas superiores de la atmósfera así como las pruebas de vuelos suborbitales para practicar el control de vuelos y telemetría.

De 1954 a 1956, el célebre diseñador soviético Serguei Koroliov presentó varios proyectos de lanzamiento de naves tripuladas que podrían ser exitosos. En aquel período, EEUU continuó experimentando con vuelos suborbitales.

En teoría, la Unión Soviética bien pudo lograr la superioridad sobre su principal rival en este terreno desconocido de la lucha. Al analizar esta posibilidad, el gobierno soviético decidió que el riesgo valía la pena.

Primer misil balístico intercontinental

El 21 de agosto de 1957, la URSS lanzó con éxito el primer misil balístico intercontinental, el R-7, diseñado por Serguei Koroliov, desde la plataforma de lanzamiento de un polígono de pruebas situado en Kazajstán. Este lugar, posteriormente, sería conocido mundialmente como Baikonur, el cosmódromo de la URSS.

El R-7 era poco adecuado para ser empleado con fines militares debido a varios problemas como la carga de combustible, baja precisión, etc, pero la versión modificada de este cohete se utilizó con éxito durante muchos años como portador convirtiéndose en el símbolo de la cosmonáutica soviética.
La URSS obtuvo un potente instrumento de conquistar la supremacia. La carrera espacial continuó a ritmo acelerado.

El 4 de octubre de 1957, la URSS lanzó el primer satélite artifical en órbita terrestre utilizando el R-7 como portador. EEUU quedó estupefacto ante este triunfo.
Esto quería decir que la URSS podía alcanzar con bombas cualquier punto de la Tierra y el gobierno estadounidense concentró todos sus esfuerzos en la carrera espacial.

Pero EEUU ya había perdido un tiempo muy valioso. Medio año después del lanzamiento del Sputnik, el 1 de febrero de 1958, Washington llevó al espacio al satélite Explorer-1. Esto fue realizado por un equipo de científicos bajo la dirección de Wernher von Braun, el principal diseñador y constructor del Tercer Reich y proyectista de misiles V-1 y V-2, utilizados por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Al mismo tiempo, EEUU comenzó el proyecto Mercury con el objetivo de transportar a  hombre al espacio. Mientras tanto, la URSS planeaba ya el vuelo a la Luna.

La primera vez que la URSS llegó a la Luna fue en septiembre del 1959. El módulo E-1 (posteriormente llamado Luna-2) diseñado en la Oficina de Serguei Koroliov, se estrelló contra la superficie lunar.

En 1960, Moscú ya trabajaba en proyectos del primer vuelo espacial tripulado, avanzando los preparativos para el lanzamiento de la nave espacial Vostok.
El 19 de agosto de 1960, el Sputnik 5 llevó a una órbita terrestre a dos perras Belka y Strelka que fueron los primeros seres vivos lanzados al espacio que regresaron vivos.

El 31 de enero de 1961, en el marco del programa Mercury Redstone, el mono Ham fue la primera criatura que realizó vuelo suborbital en la cápsula estadounidense. Las superpotencias iniciaron la lucha por llevar al primer hombre al espacio. Y la URSS tuvo todos las posibilidades para lograr triunfo en este duelo.

Koroliov planeó lanzar al hombre al espacio tras dos lanzamientos exitosos de la nave Vostok. Este hombre gozaba de talento extraordinario de tomar decisiones cruciales y siempre tenía razón.
Las pruebas de Vostok llevadas a cabo el 9 y 25 de marzo de 1961 concluyeron con éxito. Pero el 23 de marzo de este mismo año sucedió la tragedia. Se produjo un incendio en una cámara con oxígeno puro donde realizaba el entrenamiento, que causó la muerte del cosmonáuta soviético Valentín Bondarenko.

El 12 de abril de 1961, Yuri Gagarin se convirtió en el primer hombre que viajó al espacio. El cosmonáuta salió de la atmósfera terrestre en la nave tripulada cuya seguridad, en esencia, fue de un 50%, de acuerdo con la estadística de lanzamientos.
“En aquella época, no pudimos imaginar todos los riesgos. Hoy en día, ningún diseñador jefe no habría dado su permiso para el lanzamiento de aquel sistema”, confesó después uno de los colegas de Koroliov, Borís Chertok.

Programa espacial estadounidense

El 5 de mayo de 1961, EEUU también avanzó con su programa espacial. El aparato Mercury 3 con Alan Shepard a bordo permaneció en vuelo unos  15 minutos antes de amerizar en el Atlántico. Shepard se convirtió en el primer astronauta estadounidense propiamente dicho. Aunque Shepard no estuvo en órbita alrededor Tierra, alcanzó con su cápsula la altura de 186 km.

El vuelo suborbital de Shepard fue repetido el 21 de julio de 1961 por su colega Virgil Grissom que con la cápsula Mercury 4 alcanzó la altura de 190 km.

El primer estadounidense en volar en órbita fue John Glenn que permaneció en órbita durante casi cinco horas el 20 de febrero de 1962.

El 11 de agosto de 1962, los soviéticos volvieron al espacio con la Vostok 3 que al día siguiente fue alcanzado en órbita por la Vostok 4. Las dos naves pasaron a una distancia de 6 km una de otra.
El 16 de junio de 1963, Valentina Tereshkova se convirtió en la primera mujer cosmonauta del mundo.
El 18 de marzo de 1965, el cosmonauta soviético Alexéi Leónov salió al exterior de la nave Vosjod 2 y realizó la primera caminata espacial.

Los estadounidenses continúaron acumulando y sistematizando la experiencia. Si el objetivo del programa Mercury era mostrar que el hombre podía partir a la conquista del espacio y volver a la Tierra sin sufrir ningún daño, el objetivo del programa Géminis fue habituar a los astronautas a las nuevas técnicas que serían indispensables en el programa Apolo.

El 25 de mayo de 1961, el presidente de EEUU, John F. Kennedy, prometió a sus conciudadanos que los astronautas estadounidenses llegarían a la Luna antes de que finalice el decenio.

¿Quién será el primero en pisar la Luna?

La Unión Soviética evidentemente mantenía el liderazgo en la carrera espacial. La Oficina de Koroliov estaba desarrollando proyectos de exploración lunar y diseñando aparatos que pudieran realizar el vuelo hacia el Marte en perspectiva.
Pero la inesperada muerte de Koroliov el 14 de enero de 1966 ralentizó los ritmos de la expansión espacial soviética. En cambio, el equipo de científicos estadounidenses encabezado por Wernher von Braun avanzó a pasos gigantes.

La carrera lunar estadounidense causó varias víctimas. En enero de 1967, durante unas pruebas para la futura misión se produjo un incendio en la nave Apolo-1 que se extendió muy rápidamente, casi de forma explosiva, matando al comandante Virgil Grissom, y los pilotos Edward White y Roger Chaffee.
El 24 de abril de 1967, perdió la vida durante un vuelo de ensayo en la nave Soyuz-1 el cosmonauta soviético Vladímir Komarov. El aparato se estrelló contra la superficie terrestre debido al fallo en el sistema de paracaídas.

Un poco antes, la nave Soyuz 7K-L1 capaz de transportar a dos hombres y volar alrededor de la Luna, en el marco del programa Zond, realizó el primer vuelo de prueba no tripulado que fracasó. 
Al mismo tiempo, se formó un grupo de astronautas encabezado por Alexei Leónov que debían volar hacia la Luna.

Las Zond soviéticas tuvieron muchos defectos. El 2 de marzo de 1968, la Zond-4 que descendía de la órbita llevó a cabo una reentrada no controlada sobre el Golfo de Guinea y fue destruida para evitar que cayera en manos de EEUU.
Posteriormente, se difundieron rumores que Yuri Gagarin, en realidad, no murió en el accidente aéreo del 27 de marzo de 1968 sino volvió a volar al espacio en la Zond-4 y su muerte se mantenía en secreto.

El 11 de octubre de 1968, EEUU realizó la primera misión tripulada tras la muerte de la tripulación de Grissom y llevó a la órbita terrestre el Apolo-7 con el comandante Walter Schirra.
El 8 de diciembre de 1968, la URSS se decidió a lanzar la nave tripulada a la órbita lunar, Pero el lanzamiento fue aplazado debido a los fallos en el cohete portador Protón.

El 21 de diciembre de 1968, los astronáutas estadounidenses, Frank Borman Jim Lovell y Bill Anders realizaron el primer vuelo tripulado alrededor de la Luna en el Apolo-8.
La siguiente prueba de la Soyuz 7K-L1, afortunadamente, no tripulada, que se llevó a cabo el 20 de enero de 1969 fracasó a raiz de fallos de los motores de la segunda etapa.

En febrero de 1969, por primera vez se realizaron pruebas del sistema Zond con el cohete portador pesado N-1. Este cohete, una obra monstruosa de la ingeniería soviética, tuvo muchos defectos. El primer lanzamiento de prueba fracasó a raíz del fallo en el cohete portador en el 69º segundo del vuelo.

Posteriormente, Alexei Leónov que participó en el programa Zond como el futuro comandante de las “tropas de desembarco lunar” dijo que la URSS habría podido ser el primero en realizar con éxito el vuelo tripulado alrededor de la Luna pero en aquella época no disponía de tecnologías que hicieran posible que un hombre caminara por la Luna y volviera sano y salvo a la Tierra.

El 3 de julio de 1969, volvió a explotar el portador soviético N-1, lo que aplazó de nuevo el lanzamiento de la misión tripulada a la órbita lunar.
El 24 de julio de 1969, el módulo de descenso del Apolo 11 alunizó en el Mar de la Tranquilidad. Al descender de la escalerilla sobre el suelo lunar, Neil Armstrong pronunció la histórica frase: "Es un pequeño paso para un hombre, pero un gigantesco salto para toda la humanidad".

La maratón de vuelos tripulados se dio por concluida. La carrera espacial de las superpotencias que requirió enormes recursos y cobró la vida de varios astronáutas terminó en empate.

 LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

Tema:
Yuri Gagarin, primer cosmonauta de la Historia (63)