05:32 GMT +3 horas24 Agosto 2016
En directo
Антарктида

Científicos rusos alcanzan superficie del lago Vostok a casi 3.800 metros bajo hielo antártico

© Sputnik/ Alexandr Solovskiy
Ciencia
URL corto
021700

Investigadores de Rusia alcanzaron tras más de tres décadas de perforación la superficie del lago Vostok que se encuentra a unos 3.800 metros bajo el casquete glacial de Antártida y podría guardar rastros de microorganismos antiguos, comunicó hoy una fuente de la comunidad científica de San Petersburgo.

Investigadores de Rusia alcanzaron tras más de tres décadas de perforación la superficie del lago Vostok que se encuentra a unos 3.800 metros bajo el casquete glacial de Antártida y podría guardar rastros de microorganismos antiguos, comunicó hoy una fuente de la comunidad científica de San Petersburgo.

“Nuestros científicos de la base antártica Vostok concluyeron ayer la perforación a la profundidad de 3.768 metros y alcanzaron la superficie del lago bajo el glaciar”, afirmó la fuente.

Un funcionario de Roshidromet, organismo ruso de meteorología y control medioambiental, confirmó que los exploradores llegaron a la superficie del lago Vostok pero no ofreció más detalles.

El lago Vostok tiene unos 35 millones de años y durante 15 millones de años permaneció prácticamente aislado de la atmósfera terrestre y la biosfera de superficie. El estudio de su ecosistema único contribuirá a esbozar un guión de cambios naturales del clima en los próximos milenios. También ayudará a entender cómo diversas formas de vida en la Tierra se fueron adaptando a  las condiciones extremas.

Científicos de la Unión Soviética iniciaron las obras de perforación en la zona en la década de 1970, en el marco de un programa de estudios paleoclimáticos.  Por aquellas fechas ignoraban aún la existencia del lago Vostok que fue descubierto en 1996, con la ayuda de investigadores británicos.

En 1998, cuando faltaban unos 130 metros hasta la superficie del lago, los trabajos de perforación se suspendieron a instancias de la comunidad internacional, por falta de una tecnología que pudiera minimizar la posible contaminación del agua.

El Instituto de Minería de San Petersburgo desarrolló un know-how especial para obtener muestras congeladas sin contaminar el agua del lago y los países signatarios del Tratado Antártico aceptaron en 2003 las propuestas de Rusia al respecto. Dos años más tarde, las obras de perforación a gran profundidad se reanudaron.

Normas comunitariasDiscusión
Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik